Unos de las preparaciones que mas echo de menos en esta época son las Torrijas. Me recuerdan todo el encanto de Madrid en esos días algo fríos de comienzos de primavera, donde el cuerpo pide algo dulce y tibio. A mi me encantaban comerlas acompañadas de un rico café o chocolate caliente.
Son muy fáciles y rápidas de preparar ademas de practicas porque puedes reutilizar el pan que ha quedado de otros días y transformarlo en una exquisito postre! Ojo, que también puedes consumirlas durante todo el año acompañadas de fruta fresca, crema vegetal o helado.

Foto: Christian Toledo

      Ingredientes:

  • Pan de barra viejo o pan para torrijas
  • ½ litro de leche vegetal templada
  • 2 cucharadas soperas de harina de garbanzo
  • 4 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada soperas de canela
  • Zumo de dos naranjas
  • 4 cucharadas soperas de sirope
  • 4 cucharadas soperas  de azúcar
  • Aceite de maíz o girasol para freír
  • Azúcar y canela
  • Preparación:
    Cortamos rebanadas de pan de aproximadamente 3 cms. En una fuente alargada, mezclamos la leche vegetal, el azúcar y la canela. Pasamos las rebanadas por esa mezcla hasta que se empapen bastante. Una vez empapadas las rebanadas de pan, las sacamos y las ponemos en una fuente aparte. En un cazo, echamos el zumo de naranja y el sirope. Llevamos al fuego, revolviendo hasta que se disuelva el sirope. Retiramos del fuego antes de que empiece a hervir. Dejamos enfriar.  A parte en una taza grande colocamos las 2 cucharadas de harina de garbanzos mas 1/4 taza de agua y revolvemos hasta formar una mezcla cremosa donde rebozaremos las rebanadas de pan. Freímos las rebanadas en abundante aceite caliente, con cuidado para que no se deshagan. Cuando estén doradas, las retiramos y las dejamos en papel absorbente. A continuación las pasamos por la mezcla de azúcar y canela. Antes de servir, rociamos el jarabe de sirope y naranja por encima de cada torrija.