Sharon Nuñez Goug actualmente es una de las activistas hispanohablantes mas reconocidas por su gran trayectoria y por ser la co-fundadora y actual presidenta de Igualdad Animal internacional.
Gentilmente nos cedió un poco de tiempo dentro de su apretada agenda para poder conversar telefónicamente con ella sobre el revolucionario proyecto de realidad virtual llamado iAnimal, activismo político y los temas  que mas nos gustan a nosotros: cocina y el futuro de la comida vegana

Foto: Jonas Amadeo Lucas

Foto: Jon Amad

¿Donde y como nace el proyecto iAnimal?
iAnimal
es un proyecto de realidad virtual en que quien lo prueba, puede experimentar la vida de un animal de granja. Es un proyecto tremendamente impactante que estamos llevando a las principales universidades de los países en los que estamos presentes. Aquí en Estados Unidos lo estamos llevando a algunas universidades como Harvard, Yale y Stanford, llegando a miles de estudiantes. El otro día, una de nuestras voluntarias se cruzó con una chica que había probado iAnimal hace unos meses y, desde el día que probó iAnimal, es vegana. Yo creo que ese es un buen testamento del alto impacto que está teniendo este proyecto, además estamos realizando un estudio con una organización que se llama FaunaLitics para comparar el impacto de iAnimal en comparación con un video normal. Esperamos que este estudio demuestre lo que estamos experimentando cada día. El estar inmerso en un proyecto de realidad virtual tiene más impacto sobre los hábitos de consumo de la gente.

Foto: Igualdad Animal

Foto: Igualdad Animal

¿Nos puedes adelantar en que proyectos futuros están trabajando?
Sí, el 2017 va a ser un gran año, un año lleno de cambios para nosotros. Estamos creciendo mucho. Ahora estamos ofreciendo más de 14 puestos de trabajo en EE.UU., México, Alemania e Italia, y luego se abrirán otras posiciones en países como España. Os puedo adelantar que vamos a comenzar a trabajar con empresas para que cambien sus políticas de protección animal. Es algo para lo que llevamos preparándonos mucho tiempo. También continuaremos con nuestro trabajo educativo. Igualdad Animal tiene tres líneas estratégicas desarrolladas. Primero está el trabajo educativo que ahora está centrado en iAnimal y en el reparto de guías. Luego, el trabajo con empresas que empezaremos en Septiembre. Por último, el trabajo político; tenemos algunas investigaciones muy interesantes que van a salir en los próximos meses donde estaremos trabajando con gobiernos de distintos países para cambiar leyes también.

¿Cambiando de tema, y pasando a un plano más personal, ¿qué tal se te da la cocina?
La verdad es que no tengo mucho tiempo para cocinar, por lo que trato siempre de comer más sano, mucha fruta, mucha ensalada, sándwiches. Aquí en EE.UU. tenemos la suerte de tener una gran cantidad de restaurantes veganos y muchas opciones veganas en el supermercado. Entonces aunque tengas nociones de cocina tan básicas como las mías, se puede sobrevivir. El año pasado nos regalaron a José y a mí un libro fabuloso. Cuando tenemos invitados o nos apetece cenar algo especial, sacamos recetas de ese libro. Se llama “Chloe’s Vegan Italian Kitchen”. Chloe tiene un par de restaurantes abiertos en Nueva York y acaba de abrir uno en Los Ángeles. ¡Está riquísimo todo lo que prepara ahí! José y yo hemos hecho unas cuatro o cinco recetas y están todas deliciosas. La verdad es que es un libro de cocina que merece ser comprado.

¿Cuál es tu plato favorito?
Pues me cuesta decidir. Me gusta mucho el sushi, la comida mexicana, la comida mediterránea. Llevo dos años viviendo fuera de España así que echo mucho de menos la cocina española. Ahora mismo diría que mi plato favorito es la paella.

¿Hay algún plato de todos los que has probado que te haya impresionado especialmente? ¿Has probado alguno de los nuevos productos sustitutos de la carne? ¿Cual es tu opinión al respecto?
Sin duda. Como os comentaba, tenemos la suerte de tener muchas opciones de carnes vegetales aquí en EE.UU., y la verdad es que hay unos sustitutos del pollo que están tan bien logrados, que yo creo que a una persona que no es vegana o vegetariana le sería imposible saber que eso no es pollo. Me acuerdo que la primera vez que lo probé quedé alucinada. Hay dos productos, uno que se llama Beyond Meat que tienen unas láminas de pollo vegano que saben muy parecido, y luego hay otro producto de una marca que se llama Gardein que es excelente. Yo creo que el desarrollo de sustitutos de la carne es una de las mejores formas de cambiar los hábitos de la gente. Si un producto tiene la misma textura, el mismo sabor y es más barato, ¿por qué no lo van a elegir? Eso también lo estamos viendo aquí con Just Mayo, una mayonesa de Hampton Creek que venden en todos los supermercados. Es más barata y para mi gusto sabe mejor que las mayonesas convencionales. Está siendo todo un éxito, todo el mundo la está comprando. La empresa está consiguiendo que un montón de otras empresas como 7eleven sustituyan la mayonesa tradicional que utilizan por Just Mayo simplemente porque sabe igual o mejor, es más sana porque no tiene colesterol, no hay riesgos de contagio por salmonella y además está al mismo precio o más barata. Por esta razón, mucha gente está eligiendo estos productos.

beyond-meat3

¿Según tu opinión, que crees que nos depara el futuro en cuanto a la alimentación vegetal?
Creo que en 15 o 20 años, en la mayoría de los países va a estar totalmente difundido y adoptado el vegetarianismo o el veganismo. Yo lo estoy viendo a diario, no solamente aquí en EE.UU. sino que también cuando viajo a Europa y también a otros países. El número de personas que están reduciendo su consumo de carne o haciéndose vegetarianas es impresionante, y la cantidad de opciones que existen está aumentando. Hace un tiempo recibimos la noticia de que China está planteándose reducir en un 50% su consumo de carne debido, principalmente, al impacto medioambiental que tiene la producción de productos de origen animal. Esto es una noticia fantástica que beneficiaría a un número enorme de animales. Sin duda se está dando un gran cambio de conciencia. Hace poco estaba en un avión y las personas de adelante estaban comentando que vieron Cowspiracy, un documental del impacto medioambiental de la carne, y diciendo que iban a reducir su consumo de carne porque habían visto el documental. Situaciones como esta cada vez me pasan más seguido. A nivel de conciencia, de activismo, las organizaciones, los proyectos y las personas, estamos creciendo más y aprendiendo cómo tener un mayor impacto. Gente como vosotros que estáis promoviendo el veganismo con recetas en vuestro blog, cada vez estáis teniendo más impacto. Asimismo, cada vez están surgiendo más empresas que le están plantando cara a otras empresas que fabrican productos de origen animal produciendo mejores productos, mas éticos y más baratos. Entonces como decía, de aquí a 15 o 20 años vamos a ver un cambio revolucionario en lo que respecta a la conciencia hacia los animales y a la cantidad de gente vegetariana y vegana. También quiero comentar sobre el tema de la reducción de carne. Tenemos que conectar con la gente independientemente de en que parte del proceso de cambio estén. Hay diversos estudios que demuestran que a aquellos que reducen su consumo de carne les es más fácil que hacerse vegetarianos o veganos. Además, las personas que reducen su consumo de carne o que simplemente se hacen vegetarianas, están teniendo un impacto medible sobre la vida de los animales. Entonces creo que es el momento de unir fuerzas, de acompañar a estas personas durante su proceso y también ir trabajando para que cada vez sea más fácil para todo el mundo reducir su consumo de carne.

¿Ves algún tipo de interés de parte de las autoridades, políticos, legisladores en adoptar o promover de alguna forma la alimentación vegetal o por el contrario aun hay mucho prejuicio e ignorancia al respecto?
Sin duda cada vez hay más interés. La ciudadanía está consiguiendo a través de la concienciación y la presión política cambiar la percepción que tienen los políticos sobre la cuestión animal. Es muy difícil hablar de un país en concreto, pero creo que a nivel global está habiendo un cambio de percepción de los políticos en la cuestión de los animales. También creo que es muy importante destacar una facción del activismo que de alguna manera se está empezando a desarrollar y creo que es importantísima: el trabajo con empresas. Estamos viendo cada vez más que muchas empresas están cambiando sus políticas para tener en cuenta a los animales. Aquí en EE.UU., una organización llamada The Human League, consiguió que una de las organizaciones que representa a la industria del huevo se comprometa a dejar de triturar y tirar a la basura a los pollitos machos nada más al nacer. Estos son cambios que tienen un impacto sobre la vida de millones de animales que ya no van a nacer para ser triturados o asfixiados y tirados a la basura. Gracias a la presión social y a que la ciudadanía cada vez se está informando más sobre la situación de animales, las empresas y los políticos están reaccionando y generando cambios que toman en cuenta a los animales.

¿Que les diarias, a modo de animarlas, a las personas que tienen algún grado de interés en adoptar el veganismo pero aún tienen dudas?
Les diría que seguro están en contra de la crueldad animal. En EE.UU., las encuestas dicen que cerca del 90% de las personas en el país están en contra del maltrato animal. Entonces yo siempre animaría a la gente a que dé pequeños pasos, que tome decisiones que tengan en cuenta a los animales. Dependiendo de la persona les diría algo así como “¿qué tal si comes un plato sin carne hoy?” “¿qué tal si tratas de comer vegano uno o dos días a la semana?” Es muy importante que el proceso de cambio, de que la gente se haga vegana, en general sea paulatino. Hay estudios que demuestran que la gente que hace el cambio de golpe tiene más tendencia a volver a comer carne y tres de cada cuatro personas que se hacen veganas vuelve a comer carne. Entonces es importante acompañar a la persona en el proceso. Que adopte el cambio para el cual esa persona está preparada y mantener el contacto con esa persona para seguir informando y ayudándole a tomar las decisiones que van a favorecer a los animales. No olvidemos que para que una persona reduzca su consumo de carne, sea vegetariana o vegana, lo tiene que decidir él o ella misma. Nosotros no podemos imponer esa decisión. La gente no quiere que le impongamos esas decisiones, tiene que ser algo que salga de ellos mismos. Entonces yo siempre me aseguro de comunicarme con muchísima positividad, tratando de dar toda la información posible y entendiendo a la persona, que quizás está en un momento de su vida donde todo no es posible. Pero si sí es posible, que haga un pequeño cambio que ayude a los animales y ese cambio tendrá un gran impacto sobre los animales y sus vidas.

Foto: Jonas Amadeo Lucas

Foto: Jon Amad

¿Algún consejo para los activistas de esta parte del mundo de cómo hacer llegar y de una forma más efectiva la información?
Yo estoy realmente impresionada con todo el activismo que se está haciendo en Latinoamérica, España y otros países.Creo realmente que estamos en un momento revolucionario, y es muy bonito vivirlo. Una de las cosas más importantes que yo he aprendido en este tiempo es a ser proactivos en vez de reactivos como activistas. Es decir, no tenemos que reaccionar a todas aquellas cosas que nos molestan o que nos enfadan. Por mucho dolor que nos produzcan. El activismo reactivo hace que si llega un circo a nuestra ciudad protestamos contra el circo. Si escuchamos de algún caso de maltrato en el zoo, nos dirigimos al zoo. Eso creo yo que impide el pensamiento estratégico y el foco. Lo que a mí más me ha ayudado es entender que, con el potencial y los recursos que tiene Igualdad Animal, en donde podemos tener el mayor impacto y en donde podemos salvar al mayor número de animales, es en las granjas y mataderos. Allí es donde está el mayor número de animales y donde ocurre la brutalidad más extrema. Y esto les sucede principalmente a los pollos, gallinas y peces. Por eso creo que mi mayor responsabilidad como activista es tratar de reducir la mayor cantidad de sufrimiento posible, y para eso tenemos que dar un paso atrás de todas las cosas que llaman o requieren nuestra atención inmediata, sentarnos, preguntarnos dónde podemos tener el mayor impacto (reducir la mayor cantidad de sufrimiento) y desarrollar una estrategia para ser realmente efectivos en lo que nos centramos. En la mayoría de los casos lo mejor que podemos hacer, en mi humilde opinión, es centrarnos en ayudar a los animales de granja. Para mi este cambio en el enfoque, de la reacción al pensamiento estratégico es sin duda la mayor lección que destacaría que he aprendido con el activismo.

Fotos gentileza de Jon Amad.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar