Cada vez son más los atletas que han decidido hacer un cambio a una alimentación más sana y ética en el veganismo, o veganos que deciden llevar el deporte a otro nivel. Una duda común que surge es como llevar la alimentación, ya que hay pocas dietas que combinen los altos requerimientos de una dieta deportista con las limitaciones de una dieta vegana. En este especial de Cocina Vegana Fácil les mostraremos un bosquejo de una alimentación balanceada para el atleta vegano, para que puedan modificarla a sus necesidades y alcanzar su máximo potencial.

Para el desayuno, las palabras mágicas son carbohidratos y proteínas. Una buena comida te dará la energía para empezar bien el día, lo cual siempre debes combinar con alrededor de 8 horas de sueño. Es buena idea combinar esto con leches vegetales, como la que preparamos aquí. Si decides comprar una leche comercial, asegúrate de buscar una baja en azucares.

Recomendamos nuestra receta de sopa de miso con tofu para un desayuno ligero pero lleno de energía.

Si deseas algo dulce no hay nada mejor que la avena, ya que también ayuda a controlar el apetito durante todo el día. Si la avena te suele parecer aburrida, visita nuestra receta de granola para darle más sabor y aún más nutrientes.
En el caso de preferir el clásico pan de la mañana, aconsejamos que este sea integral. Además, te invitamos a probar nuestra pasta de tofu rica en proteínas,  y así también evitas el exceso de aceite y azucares en tu agregado.

Foto Cocina Vegana Fácil

Pasta de Tofu / Granola

Si el desayuno no fue suficiente, es buena idea comer un snack antes del almuerzo para mantenerte energético. Es importante mantener las calorías bajas, pero nunca sacrificar el valor nutricional de los plato. Nuestra recomendación es complementar los cereales del desayuno con unas bolitas energéticas y para añadir frutas a tu dieta puedes preparar este simple batido de kiwi . Este snack es también una perfecta opción para el espacio entre el almuerzo y la cena, y es útil para las personas que encuentran alguna dificultad en comer todas las piezas de fruta necesarias durante el día.

Foto Cocina Vegana Fácil

Batido de Kiwi

Para el almuerzo, buscamos una comida alta en nutrientes y lo más baja en calorías que sea posible. El almuerzo será tu principal fuente de nutrición, por lo que debes aprovecharlo bien.

Algunos de nuestros platos recomendados son nuestro dal de lentejas hamburguesas de alubias y quínoa , y nuestras hamburguesas de algas

 

Foto Cocina Vegana Fácil

Dahl de Garbanzos / Hamburguesas de Algas

No te olvides de preparar una abundante ensalada para incluir las vitaminas que vas a necesitar durante el día. Además, recuerda que al añadir tu agregado opta por arroz y pastas integrales en lugar de masas blancas. Las patatas también cumplen la función de carbohidrato y son ricas en nutrientes. Pero ojo, la porción debe ser moderada ya que estos alimentos son densos en calorías.

Para la cena, debemos preocuparnos de aquellos nutrientes que no pudimos poner en nuestra mesa durante el resto del día. En especial, nos interesan grasas no procesadas, vitaminas y fibra. Nuestra recomendación es probar nuestro risotto de quinoa, preparar unas tortillas de trigo sarraceno y rellenarlas con los vegetales que prefieras, o hacer unas brochetas de verduras que a su vez son perfectas para compartirlas con el resto de la familia y amigos. Es buena idea terminar la cena con una o dos porciones de cualquier fruta, como manzanas o plátanos. Es importante comer a buena hora y no comer más hasta el desayuno del próximo día. Si te encuentras con hambre antes de ir a dormir, trata de aumentar la fibra en la cena, agregar una ensalada de hojas verdes es una buena opción.

Foto Cocina Vegana Fácil

Brochetas de Verduras / Risotto de Quinoa

Para finalizar, recomendamos ante cualquier duda consultar primero con un nutricionista, ya que el gasto energético varía por persona y nuestro menú puede no ser suficiente para tu nivel de actividad o tipo de cuerpo. Otra recomendación es ir probando cada día distintas combinaciones de alimentos hasta estar a gusto con alguna dieta que se adecúe a tu demanda física.