Foto: Christian Toledo

Foto: Christian Toledo

¿Que es?
Básicamente es la acción de dejar en remojo en agua por algunas horas las semillas o frutos secos con la finalidad de activar los procesos internos para que “despierte”. Con esto conseguimos que sus nutrientes aumenten y que los inhibidores enzimáticos sean eliminados a través del agua. ¿Un poco enredado? Mejor lo explicamos en más detalle:

Las semillas están en un estado latente esperando las condiciones adecuadas para germinar y crecer. Al entrar en contacto con el agua, estas despiertan y en su interior se desencadenan los procesos naturales de crecimiento. Los inhibidores enzimáticos, que son las moléculas encargadas de proteger y evitar que germine  antes de tiempo la semilla, pasan al agua. Estos antinutrientes son sustancias toxicas, no tanto como para matar a alguien, pero sí nos van dificultar la asimilación de nutrientes y van a provocarnos digestiones pesadas. Por otro lado, al entrar en acción la máquina de crecimiento de la semilla sus nutrientes se activan y se potencian.

¿Como se hace?
Colocando un cantidad de semillas o frutos secos (crudos, los tostados no sirven) en abundante agua fría o tibia por unas 8 a 12 horas. El tiempo exacto va a depender de cada tipo de semilla, pero por regla general mientras más pequeña sea menos tiempo necesita. En algunos sitios recomiendan agregarle vinagre, limón o sal al agua, pero nosotros preferimos hacerlo de la forma convencional. El agua de remojo tendremos que cambiarla una o dos veces según qué tipo de semilla. A continuación les dejamos un gráfico con la información sugerida para los tiempos de remojo para las semillas y frutos secos mas utilizados:

libro2

¿Donde utilizarla?
Las semillas una vez activadas podemos utilizarlas en variadas preparaciones tales como ensaladas, sándwiches, preparación de patés, leches vegetales, quesos veganos, zumos, smoothies, etc. Puedes utiizarlas crudas o cocinadas, pero recuerda que a veces pueden alterarse o reducirse sus propiedades.

Nota: Si has hecho mucha cantidad puedes guardarlas una vez que las hayas secado completamente con un paño o deshidratador.

Te invitamos a revisar algunas de nuestras recetas para que pongas en práctica lo aprendido: 

Te recomendamos leer nuestro artículo sobre Ann Wigmore y su importancia en la cocina cruda.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar